Sale a la luz la confesión más desgarradora de Ana Obregón sobre su hijo fallecido: «6 meses»

Su primera entrevista en televisión desde la muerte de su hijo Álex.

La vida de Ana Obregón se detuvo en seco en marzo del 2018, cuando lo dejó todo para acompañar a su hijo en los momentos más difíciles de su vida. Un dolor de espalda muy intenso fue lo que dio a los médicos la primera pista de un diagnóstico aterrador, especialmente en una persona joven.

Lequio tenía cáncer, concretamente una sarcoma de Ewing. Sus padres, Ana Obregón y Alessandro Lequio, viajaron junto a él a Nueva York para que se sometiese a un tratamiento contra la enfermedad. Ana no se separó en ningún momento.

Todo parecía ir bien, incluso Ana «se permitió» participar en MasterChef Celebrity en La 1, pero hubo una recaída. Los siguientes meses fueron una tortura para la familia. Antes de decretarse el estado de alarma se trasladaron a Barcelona para probar un nuevo tratamiento experimental, pero no surtió efecto y Álex falleció dejando totalmente desconsolados a sus familiares y amigos.

Después de la triste despedida, Ana Obregón se encerró para vivir un luto que solo abandonó fugazmente a través de sus publicaciones en la su cuenta de Instagram. Estas se convirtieron en una forma de comunicarse con sus seguidores y honrar a tu hijo.

El prematuro adiós de su hijo a los 27 años.

Ana Obregón se ha sincerado en sus redes sociales y en entrevistas en revistas, pero nunca lo había hecho en televisión. Ahora lo hace en Telecinco, en la vuelta de Mi casa es la tuya, junto a Bertín Osborne. Se trata de una entrevista cargada de emoción en la que ninguno de los dos puede evitar romperse. Ana Obregón por hablar ante las cámaras sobre su drama, y Bertín Osborne al ver a su amiga, con la que además tuvo un breve romance, rota de dolor.

«Cogimos un apartamento [en Barcelona] y yo dormía todas las noches con él. No dormía, porque cada dos horas había que pedir morfina. Entonces lo que hacía era que me iba al apartamento me duchaba, dormía una o dos horas y volvía. Porque Álex siempre me quería tener cerca porque le daba seguridad», dijo, rota de dolor.

«Vaya mierda Bertín, ¡cómo sufrió!», añadió mientras se abrazó al cantante y presentador. «Se estará enfadando conmigo por verme llorar, lo siento Álex, seguro que se está enfadando. Sufrió mucho Bertín», dijo entre lágrimas.

«Tiene que estar muy orgulloso de la madre que tiene», le intentó reconfortar Bertín. «Y después decía unas cosas… Estábamos su padre y yo juntos y dice: ‘Merece la pena estar aquí por veros a los dos juntos'», mientras se fundió en un abrazo con Osborne.

«Ya pasamos este trago y te cuento todo rápido», continuó Ana Obregón. «Al final yo sigo sin tirar la toalla, Alessandro no se movía del hospital, le pusimos otro colchón en el suelo, yo dormía en una especie de sofá», recordó asegurando que confiaban en que el tratamiento estaba surtiendo efecto. «Esto va bien, va bien… Y yo me maquillaba, me iba al hospital desde el apartamento arreglada. Hasta me compré unas cosas online en Zara para que me viera bien, porque me había ido con dos mierdas en la maleta», rememoró.

«Un día que no se me olvidará, era un puto lunes, era un lunes por si queréis cambiarlo (refiriéndose a editar la entrevista y eliminar esa parte), estaba duchándome y me llamó Alessandro, porque mucha gente ha dicho que nosotros lo sabíamos ¡no sabíamos nada! 48 horas, vamos a sedarlo para que no sufra. Era un lunes y así fue», dijo casi sin poder articular palabra recordando los últimos días de vida de su hijo.

«Estuve seis meses sin salir de mi cuarto».

En otro avance de la entrevista, Obregón aseguró que «he sido fuerte cuando mi hijo me necesitaba, ahora no». «¿Hubo algún momento en el que pensaste que no lo conseguirías?», le preguntó Bertín Osborne. «¡Bertín, yo me perdono la vida todos los días!», aseguró Ana Obregón destrozada. «Eso es muy duro», respondió abrazándola de nuevo. «¡Pero lo que es, es!», zanjó Obregón.

«Sé que he tardado casi dos años desde que se fue mi niño en reunir las fuerzas para hacer una entrevista en televisión. Y he elegido para hacerlo a un buen amigo desde hace más de 30 años, al que tengo mucho cariño por su empatía y gran corazón. Si pensáis que vais a ver una entrevista de dos famosos os equivocáis», escribió Ana Obregón en su cuenta de Instagram junto a una fotografía con Bertín.

«Vais a ver y escuchar una conversación entre el corazón roto de una madre y el corazón generoso de un amigo. Gracias @bertinosborne por sujetarme la mano con tanto amor todo el rato», añadió. Además. aseguró que el caché que ha cobrado por esta entrevista en Telecinco irá destinado «a la Fundación Aless Lequio para investigar el cáncer. Jamás me lucraría con mi dolor».